REFERXIONES

FRANCESCO

ADELANTADO A SU TIEMPO.

Escrito por feralon 07-09-2007 en General. Comentarios (0)

http://feralon.blogspot.es/img/SFA9.JPG 

 

Su secreto radicaba en su espontaneidad y en saber dar gracias a Dios por todas las cosas.

 

Detrás de cada acontecimiento, de cada persona, de cada cosa, de cada ser, Francisco trataba de ir descubriendo la bondad de Dios y le daba gracias constantemente por los múltiples regalos que recibía cada día: la vida, la luz del sol, los animales, la lluvia, los amigos… tantas y tantas circunstancias entre las que vivimos y apenas nos damos cuenta de ello.

 

Sin embargo, Francisco no pasaba de nada ni de nadie, a cada uno trataba de amarlo y servirle en su circunstancia concreta. Amaba al prójimo, a cada uno tal cual era, sin pretender manejarle a su imagen y antojo. Estaba al lado del que lo necesitaba, con el leproso, curándole; con el compañero, confiando en él. Quería a cada uno como uno madre quiere a sus hijos. Así lo expresó en una ocasión:

 

“Si una madre alimenta y cuida a sus hijos según la carne, con cuánta más aún razón tenemos que alimentar y cuidar a nuestros hermanos según el Espíritu.”

 

Para Francisco, un amigo de los de verdad era un auténtico regalo de Dios, como la madre al hijo, un amor intenso, de verdad. Por ello se desvivía por la amistad, sin esperar nada a cambio.

 

Pero el amor de Francisco no era sólo al hombre, era un gran amante de los animales; esto se cuenta de él:

 

“En invierno hacía hervir miel pura para que las abejas no murieran.”

 

Recogía los gusanos del camino, los sacaba fuera para que no murieran aplastados por los que pasaban; charlaba con las golondrinas y trataba a cualquier animalillo con sumo cuidado. Su amor por la naturaleza es sello de identidad en la figura de este insigne Santo.

 

Del evangelio aprendió la suprema hermandad, a tratar de tú a tú con todas las criaturas que le rodeaban, pues, según él, todas son hijas del mismo Dios. Francisco sostenía que todos formamos una única y gran familia de hermanos donde nadie es mas que nadie.

 

Al campo, a la tierra, al trigo, al sol, al pájaro, al árbol, al lago, al río, al viento, al hombre… a todos y todo, le llamaba hermano.

 

Isaías, un profeta del Antiguo Testamento, hace ya muchos años anunció que vendrían tiempos donde…

 

“Serán vecinos el lobo y el cordero y el leopardo se echará con el cabritillo, el novillo y el cachorro pacerán juntos y un niño pequeño les conducirá. La vaca y la osa igualmente pacerán juntas y una con otra acostarán a sus crías; el león, como los bueyes, comerá paja. Nadie hará daño. Nadie hará mal.”

 

                                                                  (Is. 11, 6-7 Adaptado)

 

Sin ningún genero de dudas, Francisco de Asís adelantó ese tiempo de felicidad.

 

Nos acercó como pocos el Reino de la Hermandad que el propio Jesús vivió y aún hoy nos ofrece su ejemplo como una forma de vida llevadera.

 

         Sigue .../...

 

Me quedé con Francisco.

Escrito por feralon 25-08-2007 en General. Comentarios (0)

http://feralon.blogspot.es/img/Nomb.jpg  6

 

La verdad, me encontraba muy a gusto pero me sentía solo; era como si me faltase algo. Yo sabía que mis amigos no compartían mi manea de vivir; me decían:

 

http://feralon.blogspot.es/img/SFA7.JPG 

 

-          La verdad, no entiendo ¿ por qué hay qué hay que tomarse las cosas a la tremenda?.

-          ¡ Yo no podría vivir sin comodidades cerca ¡

 

Pero un buen día, mi amigo Bernardo vino a verme y a decirme que se quedaba conmigo.

 

-          ¡ Bendito sea Dios ¡ –le dije- ¡ echaba tanto de menos a mis amigos!

 

Entonces, Bernardo, joven y rico, vendió todos sus bienes, que eran muchos y los repartió entre los pobres, las viudas, los huérfanos, todo aquél que tenía una necesidad. Luego se visitó de harapos y se metió en el negocio de la perfecta alegría y de la fraternidad. Luego, poquito a poco, fueron llegando más: Pedro, Gil, Felipe, Silvestre.

Así fue como empezamos a formar un grupo de amigos, pero de amigos de verdad, en autentica unión, con el nexo común de la hermandad cristiana.

 

* Hola Francisco, he venido a quedarme contigo.
*¡Qué bien Bernardo!. Dime ¿todo el día?.
* NO, toda la VIDA.

 

Y así, juntos, nos dedicábamos a lavar las llagas a los leprosos, arreglábamos las ermitas estropeadas por el tiempo y la desidia, barríamos los templos, con nuestras manos se hacían cestas para uso de pobres. Lo bonito era al atardecer, cuando nos reuníamos a saborear la amistad, hablando de lo que había pasado durante el día y muchas veces se terminaba con una canción cantada entre todos.

Por nuestro desprendimiento de las cosas  para ser felices y estar juntos, la gente, nos llamaba locos. ¡Bendita locura la de vivir cual hermanos, libres y contentos!.

 

http://feralon.blogspot.es/img/SFA8.JPG 

 

Poco a poco vino más gente, que se unió al grupo, así que vi la necesidad de darle una cierta identificación. Yo no quería crear una orden religiosa, con sus normas, sumisiones y cierta vida rígida. Ninguno queríamos eso. En nuestra comunidad tendríamos como regla la libertad y el Evangelio sería nuestra ley. Así fue como empezamos la aventura de vivir juntos, tratando de ser verdaderos discípulos de aquél que sin duda era nuestro mejor y más valioso amigo: Jesús.

 

“Bendito, mi Señor, por la hermana amistad, la cual es muy necesaria para el corazón del hombre y aumenta cada día las ganas de seguir viviendo.”

 

 

Sigue .../ ...

 

UN GRAN GIRO

Escrito por feralon 03-07-2007 en General. Comentarios (0)

                                                                                                                            

http://feralon.blogspot.es/img/Nomb.jpg  5

 

Me di cuenta de que acababa de cumplir los 23 años y me puse a pensar en lo que hasta entonces estaba haciendo de mi vida, así que me hice la siguiente reflexión:

 

“Hasta ahora a lo que más he llegado es a perder el tiempo miserablemente. Y ya no me queda de ése “tiempo” como para gastarlo en lo que está de moda.

 

Tampoco tengo por qué darle el gusto a mi padre llevando negocios y siendo un gran duque. No tengo motivos para seguir demostrando lo más “cachondo” de mí, ni demostrar ser un tipo con dinero, líder de la pandilla, rey del ligue, el primero en todo.

 

Lo que yo de verdad más deseo es… ser yo mismo.

Si la alegría existe,   ¡quiero tenerla toda ¡

Si es posible estar vivos… ¡quiero estar vivo siempre ¡

No quiero que mi vida sea esperar a mañana sabiendo que mañana va a ser igual que ayer.

            

No sé bien lo que haré p e r o… algo    haré”

 

                                  http://feralon.blogspot.es/img/SFA4.JPG 

Y lo hice; en primer lugar, recogí mis cosas y regresé a casa. Pero, claro, volver a mi ciudad significaba hacer el mayor de los ridículos: ¡el valiente soldado vuelve a su casa! . Me tildaron de cobarde. Mi padre habría sido capaz de estrangularme. Mis amigos… ¿qué dirían mis amigos?.En segundo lugar, lo vi claro, dejé de frecuentar los lugares de diversión más frecuentes. Luego, sencillamente, me fui al monte a pensar.Estaba muy a gusto solo. Disfrutaba con el entorno de la naturaleza, me quedaba literalmente embobado contemplando cada puesta de sol ó el amanecer. Empecé a enamorarme de la pobreza y a encontrar la limpieza de las cosas que aparentan ser impuras.

                      http://feralon.blogspot.es/img/SFA5.JPG 

Os contaré lo que me pasó un día. En las afueras de Asís había varias leproserías. Sentía un asco enorme por aquellas casas agujereadas… Un día, caminando por el campo, oí la campanilla de un leproso…me escondí. Pero entonces pensé:

 

¡ Estos sí que son distintos a los demás hombres !.

Pero ¿por qué?.

¿Quién señala los límites entre lo bueno y lo malo, lo hermoso o lo feo, lo correcto o incorrecto?.

 

Bueno, me decidí. Salí a su encuentro. Tomé sus muñones entre mis manos blancas. Le miré fijamente a los ojos manchados de sangre y legañas y luego, despacio, con el corazón en un puño…le besé.

Aquél fue un gran día en mi vida. Comprendí que se podía romper con los convencionalismos y mentiras.

 

La lepra, que sólo mancha por fuera, NO destruye lo que cada uno de nosotros es.

 

Empezaban a caérseme, como las escamas de los leprosos, los esquemas.

Vi la necesidad de arreglar la iglesia de San Damián. Para ello vendí todo lo que tenía, hasta el caballo, palabra.

 

Mi padre, cuando se enteró, quería matarme, literalmente. Me presenté ante él para decirle lo que yo sentía, pero ni me escuchó. Así que me llevó ante el Obispo para que aclarase el tema, ya que mi padre me consideraba loco, un chiflado. El Obispo Guido me decía que fuera más cauto, que me había excedido. Mi padre sólo gritaba y gritaba, diciendo que todo se lo debía a él. Pero eso no era así, yo no quería nada y delante de todo el mundo, me despojé de mis ropas y me quedé desnudo. Ya no le debía nada.

 

Desde ese momento ya sólo diría PADRE NUESTRO que estás en los cielos y no Pedro de Bernardone y todo lo que él quería que hubiera sido.

 

Costó, claro, pero lo hice. Ahora sí conocerían al verdadero Francisco, tal como soy en verdad, sin nada que lo tape o anule, solamente el auténtico… sencillamente… yo.

 

Tenía la costumbre de quedarme sentado algunas tardes, después del trabajo colocando piedra a piedra sus paredes, junto a la iglesita de San Damián. Quería hacer un hueco de silencio dentro de mí luego de tantos años de “ruidos”. Silencio para tratar de comprender que me estaba pasando por dentro.

 

En la paz del campo, del monte, junto al lago o en los prados pensaba en mi interior. Miraba detenidamente los guijarros del camino, las cortezas de los árboles y el agua, corriendo por su cauce muy alegre; me fijaba en los insectos que salían de paseo por el campo, al atardecer.

 

Y la hierba, hermosa, manto total, vestido lujoso. En San Damián los pájaros hacían sus nidos y las lagartijas tomaban el sol.

 

Y yo hablaba al buen Dios:

 

“Aquí estoy yo…hoy, con los labios todavía frescos del beso al leproso y ese olor nauseabundo metido en mi carne…

 

¡Estoy hecho un lío Señor ! No me entiendo, no me sé.

¡Con lo fácil que sería ser como todo el mundo, seguir el camino normal, tener más de un par de zapatos y de vez en cuando irme de cumpleaños, de fiesta !

Pero desde el día que tuve el coraje de decirme a mí mismo que no creía en lo que estaba haciendo, todo se tambalea; mi fortaleza está casi derruida, como los muros de San Damián.”

 

¿Por qué no dejar que todo siga adelante, decir las mismas mentiras que nos repetimos los unos a los otros, poner mis alegrías y mi esfuerzo en conseguir lo mejor?. Pero … ¿qué es lo mejor?.

Ahora ya es imposible, aunque quisiera ya no podría engañarme otra vez. Y aquí estoy yo, que quiero vivir a tope y no a sorbos…y ni siquiera sé por dónde empezar. Estoy hecho un lío Dios. Y Tú ¿me oyes?. ¿Estás ahí?. ¿Me entiendes?.

…Señor…

Tú hiciste al perro que me mira con ojos candorosos preguntándome si lo saco a pasear por el prado. Tú inventaste la lluvia que mansamente cae sobre los tejados de rojizas tejas, tuya fue la idea de hacer crecer las flores allí donde nadie llegará nunca a verlas, solo por el gusto de que la belleza sea gratuita. De ti, Dios, tenemos semejanza cuando la madre sale corriendo para proteger a su hijo, cuando el hombre, luego de un agotador día, encuentra a los amigos. De Ti, cuando los amigos enfrentados se perdonan de corazón y la amistad renace aún más fuerte.

Todo lo bueno se parece a Ti.

¿Qué debo hacer para no desperdiciarme?. ¿Por dónde se dirige uno a la alegría?. No debo preguntarme si existes Tú, sino decidir cómo voy a existir yo.

Padre te llamó Jesús de Nazaret, que solo hizo el bien en su camino, aquel al que le exprimieron la vida, cuando apenas esbozaba ser hombre. Todo por decirles a los poderosos, a los que deciden el bien y el mal, que lo suyo precisamente estaba mal.

Curó, alivió, animó a los derrotados, llenó tardes de paz y esperanza. Y El era feliz así. Me pregunto ¿qué tenía de grande su vida corta, rodeado de escoria y pobreza?.

¿Qué locura tenía en las venas para vivir abriendo nuevas puertas al amor?. A lo mejor, pienso, es que a la cumbre se llega desde abajo.

Como Jesús, no quiero dejar pobre con miseria, debo dar cariño para tapar dolor, alegría que tape tristezas. Que mi vida produzca vida.

Creer en Ti significa, seguro, pasar por el mundo que me ha tocado recorrer, haciendo el bien.

Algo me dice que ser cristiano es hacerlo todo nuevo.

Estoy totalmente cautivado por la figura de Jesús, lo veo claro: mi vida no tendrá sentido si no va al lado de la suya, viviendo las mismas esperanzas, ilusiones y proyectos”.

 

Así se lo dijo en esta sencilla oración:

 

*QUE ASI SEA EN MI, QUE ESTA SEA MI LOCURA. YO ENSANCHARE MI VIDA A LA TUYA, COMO LA MANGUERA A LA FUENTE Y PLANTARE EN MIS ENTRAÑAS LA SEMILLA DE TU INMORTALIDAD.

HAZ DE MI, SEÑOR, UN CREADOR DE COSAS VIVAS; HAZ DE MI, SEÑOR, UN INSTRUMENTO DE TU PAZ*

 

                                                                                                                SIGUE.../...

 

EN PRIMERA PERSONA

Escrito por feralon 02-07-2007 en General. Comentarios (2)

 

 

                http://feralon.blogspot.es/img/Nomb.jpg  4

 

 

     AGITADOR DE UN MUNDO QUE AGONIZA Y PACIFICADOR DEL LOBO ARISCO :

 

¡ APUNTAME EN LA LISTA DE TUS LOCOS Y ENSEÑAME A SER AMIGO, FRAY FRANCISCO ! .

 

                  Fer escribió sobre la vida del santo; éste es su trabajo:

 

 

                       Francisco, en primera persona.

 

http://feralon.blogspot.es/img/SFA7.JPG 

 

Mi nombre es Francisco. Nací en un pueblecito de Italia llamado Asís, hace ocho siglos nada menos.

El tiempo en el que yo nací era de catedrales románicas, de guerras llamadas santas, de

luchas por el poder entre Papas y emperadores.

Era una época de grandes “caballeros”, siendo esto un privilegio de los que teníamos riqueza; también fue  tiempo de trovadores y de juglares, años de hambre y de pestes, de violencia y terrores frecuentes.

Crecí entre la figura de mi padre, que era un próspero comerciante y me quería como el sucesor del negocio y mi madre, que me enseñaba canciones en francés que  hablaban de grandes castillos, fortalezas imponentes, damas y caballeros. Debo reconocer que mi madre fue siempre mi amiga, sobre todo en los malos momentos, cuando no sabía por dónde tirar ni qué hacer. Confieso que a mis padres les salí un poco rebelde. Sacaba malas notas, hacia “novillos” habitualmente y me escapaba con los compañeros, llegando más de una vez muy tarde a casa. Las paredes de mi casa temblaban con las broncas de mi padre y las fiestas los fines de semana en Asís eran sonadas.

Mi pueblo tenía 225 casas y éramos unos 2000 habitantes. A los 20 años marché para la guerra contra los nobles pensando en regresar triunfante, pero caí prisionero en batalla y permanecí preso durante 11 meses. Cuando regresé a casa, estaba muy enfermo y guardé cama durante muchos meses.

Estando entre rejas y durante mi enfermedad, pensé sobre muchas cosas. No sé quien fue el que dijo que el mundo cambiaría sólo cuando fuéramos capaces en dedicar apenas cinco minutos a callarnos y… pensar.

Y algo empezó a chirriarme dentro del alma, pero lo llegué a olvidar cuando volví a encontrarme sano. Nuevamente atendía la tienda de padre por las mañanas, entendía de ricas telas y fui sabio en tintes. Así pasaba el tiempo… mi tiempo.

Estalló una nueva guerra en el sur de mi país; me alisté en ella y partí al campo de batalla dispuesto, sobre todo, a labrarme todo un porvenir como gran caballero de fuerte y rica armadura, de las que brillan y te muestran “enorme”; de alguna manera pensaba que llegaría a ser un gran príncipe, el mejor de Asís.

 

                                                                    

La primera jornada del camino terminaba en Espoleto, donde decidimos pasar la noche y  donde me ocurrió algo más…

 

 

HAZ DE MI...

Escrito por feralon 17-06-2007 en General. Comentarios (0)

       http://feralon.blogspot.es/img/Nomb.jpg   3

http://feralon.blogspot.es/img/dIB.JPG 

Dibujo (acuarela) Fer.1.995

 

SEÑOR:

 

Haz de mí un instrumento de tu Paz.

Que donde haya odio, ponga yo amor.

Donde haya ofensa, ponga yo perdón.

Donde haya discordia, ponga unión.

Donde hay error, ponga verdad, donde exista duda, ponga yo fé.

Donde hay desesperación, ponga yo esperanza.

Donde hay tinieblas, ponga vuestra luz.

Donde hay tristeza, ponga yo alegría.

Que no me empeñe tanto en ser consolado, como en consolar,

El ser comprendido, como en comprender a los demás;

 en ser amado, como amar.

Porque dando, se recibe y olvidando se encuentra;

 perdonando, se es perdonado

 y muriendo se resucita a la vida eterna.

 

http://feralon.blogspot.es/img/Separ.jpg